Cuando ya no es posible curar

María de la Victoria Rosales

Resumen


Se trazan tres coordenadas: Concepto de riesgo para sí mismo, Libertad y Responsabilidad y Ternura; a partir de las cuales comenzar a pensar acerca de la intervención del profesional de Salud Mental en la atención del enfermo en situación terminal, que pide la eutanasia. El psicólogo interviene con recursos terapéuticos excepcionales (internación involuntaria) cuando ha dictaminado previa evaluación, que el paciente presenta riesgo cierto e inminente para sí
o para terceros. La ley de Salud Mental subraya la importancia de buscar todas las alternativas eficaces para el tratamiento del enfermo, señala la importancia de fundar en un examen interdisciplinario la declaración de inhabilitación e incapacidad de una persona, especificando funciones y actos que se limitan y cuidando siempre la no afectación de la autonomía del paciente. Frente a la opción de la eutanasia, es tarea del profesional de la Salud Mental detectar que no siempre el paciente podrá tener la lucidez y el valor para manifestar un auténtico sentir en relación a su muerte. Requiere una especial consideración la etapa de la enfermedad o el estado del paciente, que hacen diferencias en la valoración de su capacidad para tomar decisiones con plena autonomía, asumiendo que es ésta una de las escenas posibles donde se encuentra en riesgo para sí. Es tarea del psicólogo, intervenir en un marco interdisciplinario, revisando y evaluando las condiciones psíquicas y emocionales del paciente cuando pide su muerte: es eso lo que literalmente solicita?, es necesario interrogarse: está en condiciones de decidir plena y cabalmente? Es precisamente porque esa habilidad expresiva se encuentra disminuida en el enfermo grave, que se vuelve indispensable decodificar las formas de comunicación y explorar la existencia de vínculos afectivos, buscar la participación de la familia y del equipo médico tratante y extender la responsabilidad de una decisión que el enfermo, por falta de capacidad de dominio sobre sus propios impulsos, no puede tomar por sí mismo y en soledad. Cuidar cuando ya no es posible curar, hacerse cargo del otro en su vulnerabilidad extrema, custodiar y cuidar la vida y promover verdaderas decisiones libres, se proponen como herramientas terapéuticas en el cruel escenario de la eutanasia.

Palabras clave


Eutanasia; Salud Mental; Libertad y Responsabilidad; Ternura-Cuidados

Texto completo:

PDF