La persona contra la comunión

Martín Grassi

Resumen


El presente artículo cuestiona el uso del concepto de “persona” para pensar la relación y la comunión, como han hecho las llamadas filosofías personalistas. Puesto que la vida ha sido definida en Occidente por el uso de los prefijos reflexivos “re” y “autos”, intentaré llevar a cabo un trabajo de deconstrucción del paradigma bio-teo-político de la autarquía. Mostraré, en este caso, por un lado, cómo las nociones de espíritu y de inteligencia representan los ámbitos donde la reflexividad se lleva a cabo cabalmente, y la dualidad reflexiva del viviente intenta ser superada en la unidad de lo pensado-pensante. Por otro lado, puesto que el concepto de persona se define tanto por la naturaleza racional de un individuo, como por la propiedad que un individuo tiene sobre sí mismo, ropondré entender a este concepto en su carácter analogante, es decir, en tanto que estructura la escala de los vivientes gracias a su grado de reflexividad. El oncepto de persona atraviesa, así, los discursos metafísicos, teológicos, biológicos, políticos y jurídicos, y es una de las piedras angulares del paradigma de la autarquía. La persona, en su carácter auto-referencial, no nos permite avanzar en un pensamiento radical de la comunión.


Palabras clave


Vida, autarquía, persona, comunidad, espíritu.

Texto completo:

PDF

Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia


Copyright (c) 2020 Tábano

Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.